El renegador de verdades

De ochentoso pelos largos y pañuelo rojo en la cabeza, el Renegador asiste a quienes no saben decir lo que sienten por estar enfrascados en sus ontológicas penas. Ayuda a decir lo que en los momentos de bronca desmedida no se sabe decir. Así ante una situación tensa, ruidosa con alguien dispuesto a una pelea verbal infundada, el Renegador se hace presente y aflora las mas crueles verdades a modo de abruptos gritos, gestos y palabras obscenos. Dice lo que no pueden decir los que son para adentro. Tiene una tarea ardua. Difícil. Pero su semblante noble, sincero, su campera de cuero, sus brazos tatuados y su metro noventa, lo hacen respetable.

Cuando aparece el silencio arremete incuestionable en el ambiente y los enfrentados quedan más cerca del piso. El se arremanga con gesto soberbio, respetable y empieza con su monólogo calificado de insultos. Levanta los brazos sudorosos una y otra vez, tira palabras con peso y alguna que otra flatulencia. Recorre con su discurso palabreril una cadena de improperios dignos de ser escuchados, entre exclamaciones y salpicaduras de saliva.

Vive en una casa abandonada, al lado de una fábrica de zapatillas en Munro. Su edad es un tema difícil. A veces parece un adolescente febril con los pelos al viento, una ceja levantada y su actitud desafiante. Otras en cambio parece rodeado de arrugas interminables que surcan su rostro, propias de los seres que han vivido varias vidas en un solo cuerpo.

Este paladín de la justicia elige una vida solitaria aunque muchas noches al ver el costado derecho de su cama tiene ganas de llenarlo con otro cuerpo. Otro cuerpo que no solo se encargue de sus asuntos más urgentes, sino también de sus tristezas y soledades. Hay días que elige buscar aquel ser que lo complemente. Olvida su causa altruista y camina con un atado de diez en el bolsillo del pantalón y una botella de anís en mano. Camina oliendo a perfume de macho de otra época. Camina buscando lo que no hay, ilusionándose con lo irreal, con lo que algunas veces todos soñamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s