Aire…

“Se dice, y es verdad, que precisamente antes de nuestro nacimiento un ángel apoya un dedo sobre nuestros labios y dice: ‘Calla, no digas lo que sabes’. Por eso nacemos con una hendidura en el labio superior y sin recordar nada del sitio de donde venimos, ni todo lo que aprendimos en otros tiempos, en otras vidas.” Abrimos el túnel y nuestra música particular invade el universo, llenándolo, cubriéndolo, abrazándolo. Así venimos al mundo: despojados de prejuicios y de certezas absolutas. Con la pureza brutal de un alma intacta, que trae un llanto limpio y ojos bien abiertos. Cargados de una luz inmaculada que va a brillarnos eternamente.

Mientras, afuera, las personas continúan con sus ciclos sin notar que una nueva vida, cargada de magia, los ha impregnado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s