Un continente

(Extracto del Diario Prohibido o "Relato del Inicio", encontrado en el sótano de la calle _______ n° 1417, Página 55 - Tomo II)

Hace dos días encontramos a una anciana. Una anciana de verdad. Era una mujer con todo el pelo blanco. No lo podía creer. Estaba en la cama de un hogar prestado supongo. No podía caminar por mucho tiempo, su corazón le fallaba, por eso la habían dejado sola. La encontramos por el sonido de su llanto. Se oía muy suave, pero constante. Nos acercamos con mucha cautela a la edificación baja y nos asomamos por la ventana. Estaba recostada con tres pilones de latas alrededor. La habitación olía muy mal. Muchos del grupo se asomaban para curiosear y seguían camino. Cuando me acerqué y empecé a hacer preguntas dejó de llorar y sus ojos me callaron como solo puede hacerlo una persona tan longeva. Me senté al borde de la cama. Nos miramos un buen rato y empezó a contarme como eran los días en los que esta peste era leve y tenía otros nombres. Me contó de sus hijos y de los hijos de sus hijos, y de los hijos de los hijos de sus hijos. Pronunció muchos nombres, fechas y edades, lugares y puestas de sol, mareas verdes y turquesas y ceremonias familiares extrañísimas y simples que en un punto creí haber escuchado alguna vez. Y antes de que me diera cuenta ya era de noche.

Mencionó olas suaves que apenas empujaban las rodillas mar adentro (no devoraban cuerpos en cuestión de segundos) y como la gente jugaba con ellas sin temor. Habló de tardes de bordado meticuloso frente a la única compañía de un televisor y de cómo su casa se llenaba de colores cuando los hijos de los hijos de sus hijos iban a visitarla. Que hubo un tiempo en que los caños corroídos y desvencijados de los las plazas habían sido juegos para niños. Que ellos corrían, conversaban y reían (las plazas eran lugar de recreación infantil y no de suicidios evitados por los Cuidadores).  Habló del intercambio de energía único que se daba con cada abrazo* y de cómo ese simple acto amortizaba tantos dolores en el mundo.

Nos quedamos en silencio un largo rato. Ya amanecía. Le ofrecí algo de mi lata. Pero no acepto. Supuse que prefería las de ella. El mundo estaba tan necesitado que era extraño que ella tuviera tantas, pero no se lo pregunté. Callé porque tenía otras preguntas más importantes por hacer. Era mi turno de hablar. Quería darle el contexto indicado para cada pregunta así que antes de formularla le contaba cómo había percibido yo el colapso del mundo y que pretendía hacer para combatirlo. No tuve miedo de contárselo todo. Ya habíamos establecido cierta confianza. Al principio tartamudeé y temblé mucho, pero  se me fue pasando. Cuando estaba por terminar de hablar la miré con más detenimiento. Se estaba quedando dormida. Antes de dejarla descansar le pregunté su nombre. África. Sonriendo le comente  que creía que era un continente. Sí, eso también.

Salí de aquella casa más libre, pesando menos. Me acerqué a mis compañeros. Les dije que teníamos que llevarla con nosotros. Se quedaron quietos y me miraron fijamente los cuatro. Les respondí  con furia. Una se animó a decirme “No hay nadie a quien llevar, la casa está llena de latas vacias”.

* Un abrazo es algo así: 
 1. dos personas, cara a cara, extienden sus brazos, paralelos al piso (sin chocar sus manos) 
 2. Aproximan sus cuerpos tanto que quedan en contacto
 3. Luego de eso cada persona acerca sus propias manos hasta la espalda del otro y 
 3a. suavemente la acaricia
 3b. Le da palmadas fuertes
 3c. Simplemente se queda presionando la espalda
  Puede prolongarse el tiempo que sea necesario. (Voy a intentarlo…)
 Este relato sigue en los siguientes links:

https://elalmaenbruto.wordpress.com/2015/01/28/de-tres/

https://elalmaenbruto.wordpress.com/2014/07/17/blues/

https://elalmaenbruto.wordpress.com/2014/07/17/lo-cura/

Anuncios

5 comentarios en “Un continente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s