SE(R)ES

Se levantó con una melodía pegadiza en la cabeza. Lavó su cabello y allí empezó todo. El estribillo se coló junto con el shampoo, que limpiaba su pelo caprichosamente graso. Recorrió el sudor temeroso de la madrugada llenando su piel con el aroma de sus notas. Suelta y dispuesta a cantar por primera vez, dejó el pelo libre, para que las ondas jugaran por la frente y cosquillearan la espalda. Y la canción empezó a expandirse poco a poco. Inundó su departamento, paso por todos los pisos de su edificio y de repente sus vecinos estaban moviendo rítmicamente los pies durante el desayuno. Se deslizó por las veredas y los kiosqueros regalaron bombones amarillos y rojos a todos sus clientes. Pasó por las calles y sus semáforos y los taxistas de la cuidad le dieron golpes al volante imitando el sonido de los bajos. Las personas que esperaban el colectivo bailaron tomadas de la mano sacudiendo sus cabezas y moviendo sus brazos. Los dueños de los comercios ponían carteles de descuentos descomunales con tal de llenar los locales para el baile y destinaban personas específicas para prender y apagar las luces, simulando ser boliches bailables. Los paseaperros soltaron a los canes para que pudieran corretear tranquilos, libres. Y fumaron paz suavemente y sin esconderse, movidos por el ritmo de sus propios corazones. Los niños formaron rondas inmensas que abarcaban a los mas sabios alimentapalomas. Cautivados por el aroma placentero del ambiente y por el circulo perfecto, los mas ancianos sonrieron a los seres alados que venían a llevárselos en breve, como diciéndoles “ahí vamos, solo un rato más”. Las flores se abrieron como si ese día fuera una primavera eterna y la música, viendo la armonía reinante, volvió a recorrer las veredas lentamente hasta llegar al edificio, subir sigilosamente hasta el cuarto piso, doblar a la derecha y después a la izquierda.

La encontró moviéndose al compás de su propio ritmo. Y con esta fiesta en su interior, se dispuso a sonreír por primera vez,

salir de su casa

agarrar las llaves

caminar hacia la puerta

Y así, abrir su corazón….

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s